La vida enunciada – La neovanguardia en el cine español

LABI_06.jpg

Yo_creo_que-922008834-large.jpg

 

« La experimentación española en el ámbito cinematográfico de los años 60 y 70 busca el enfrentamiento directo con la realidad con la intención de transformarla, más allá de retratar su entorno. Este cine de neovanguardia, distribuido y proyectado de forma clandestina, pasó a ser un proyecto marginal confinado en las aulas universitarias o en los cineclubs de la época. Algunos de sus autores –Adolpho Arrietta, por ejemplo–, abandonaron España hasta los años 80; otros, como Antonio Artero o Alfonso Ungría, cayeron en el olvido más absoluto. Esta retrospectiva intenta recrear, a través de un breve recorrido, lo que ese cine y esa época significaron para nuestra cinematografía.

La exposición La vida enunciada. La neovanguardia en el cine español, comisariada por Aitor Méndez Marín, presenta algunas piezas olvidadas de nuestra cinematografía, otras que nunca han sido proyectadas en Valencia y también obras de directores de nuestro entorno que, aun sin haber sido particularmente reconocidas, suponen un hito artístico dentro de sus filmografías.

El carácter que engloba esta retrospectiva es la mirada singular y subjetiva hacia lo vital, denominador común de los cineastas que forman parte de la muestra: Jorge Lozano van de Walle (Diciembre69, 1969), Javier Aguirre (Objetivo 40º, 1969), María Montes y Josep Lluís Seguí (Descripción de un paisaje, 1974), Lluís Rivera (Piensa que mañana puede ser el primer día del resto de tu vida, 1971) y Antonio Artero (Yo creo que…, 1975). »

http://fundacionlaposta.org/es/la-vida-enunciada-la-neovanguardia-en-el-cinema-espanyol/

 

Sega cega (1972) – José Gandía Casimiro

2016-02-20_11h27_56

« Dirigida por José Gandía Casimiro, Sega cega es una de las películas más relevantes del cine de no ficción alternativo producido en el Tardofranquismo, y más en concreto del denominado cine independiente valenciano; de hecho, en ella participan los cineastas Lluís Rivera y Josep Lluís Seguí, claves en el movimiento valenciano, y el músico y productor Lluís Miquel Campos. A estos hay que añadir las voces en over de Marina Campos y Juli Leal y las breves apariciones como intérpretes de Amadeu Fabregat, Rafa Gassent y Julio Pérez Perucha. En el guion, además del propio director, colaboran el escritor Francesc Pérez Mondragón y Manuel Garí. […] Sega Cega narra la situación socioeconómica del cultivo del arroz, con aproximaciones a su historia y a los problemas que viven los jornaleros, comparándola con el proceso productivo de la imagen cinematográfica y su relación con la realidad. La manera en que es tratado el primero de sus temas está muy lejos de la mirada autocomplaciente de los discursos informativos y propagandísticos de la dictadura, y se concentra especialmente en la banda de imagen, con planos dedicados al trabajo en los arrozales, a la cultura culinaria del arroz, a la llegada de migrantes para trabajar en el campo, etcétera, interrumpidos de vez en cuando por planos de pantallas –en los que se pone en escena el acto de visionar las propias imágenes registradas para la película– o de una estatua que homenajea a los arroceros. Los planos tampoco ocultan los aparatos de registro de la imagen, incluso su puesta en cuadro combina los cánones del documental con una clara voluntad de ruptura »

Jorge Nieto Ferrando

http://diccionarioaudiovisualvalenciano.com/wp-content/uploads/2018/08/sega-cega.pdf

Joan Martí i Valls

2019-11-03_12h35_13.png

« Pel seu compte rodà quatre documentals de muntatge en 16 mm: Carn crua (1975), sobre la violència i la repressió; Asclepius (1976), sobre la ciutat de Barcelona i el seu entorn degradat; Testamento (1976), l’anunci de la mort de Franco per Arias Navarro sobre imatges porno, i Així vas néixer (1978), el seguiment d’un part, una cinta didàctica. »

https://www.enciclopedia.cat/EC-CINEMA-672.xml

« El relato de la muerte de Francisco Franco el 20 de noviembre de 1975 y del subsiguiente funeral fue cuidadosamente controlado por las estructuras políticas del momento en el contexto de la denominada operación « Lucero ». Se trataba de tener la exclusiva de la puesta en escena de la « última imagen » para que el Caudillo entrara para siempre en el panteón de los grandes hombres de la nación. […] Testamento de Joan Martí se presenta pues como una reacción de defensa frente a la náusea que provoca en él esta representación del evento. Cuenta el director que en el momento de la agonía de Franco, empezó a grabar con una cámara las imágenes y los discursos oficiales en su televisor, con el objetivo de hacer una película, pero sin saber muy bien cómo: « Yo iba filmando en 16 milímetros de la tele y grabando los  comunicados de la voz en off ». En realidad se trataba de apropiarse del evento. Estas imágenes y sonidos grabados en directo constituirían la materia prima de su futura película de montaje. A partir de ahí, su gesto creador consiste en reformular el evento a base de un juego de collage para, literalmente, « vomitarlo » con el objetivo de que deje de ser un peso : « Lo he hecho porque tenía la necesidad de vomitar y tenía los medios para hacerlo […]. Es un poco expulsar la náusea de una situación que ya no podía contener más »

Testamento (1977) de Joan Martí : vomitar la muerte de Franco, un ejercicio de contramemoria (Nancy Berthier):

https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/5238927.pdf